Loading...

viernes, diciembre 08, 2006

LOS PERUANOS SON DE LO PEOR, VEA

En un esfuerzo sin precedentes, haciendo periodismo en serio sin ser bocones, acá está la primicia con lo afanado.

SIN PITO Y EN PATA

El periódico La Patria, de Oruro, hermana república de Bolivia, bajo el título Arbitros peruanos deciden no dirigir partidos de fútbol, públicó el viernes 6 de octubre del 2006, una noticia que te hace fruncir todo.

Sobre todo si sos árbitro peruano.

Los susodichos tomaron la drástica medida los hinchas de Deportivo Municipal (¿?) agredieron a un colega y por tal motivo los profesionales del pito del también hermano país n o van a dirigir los partidos donde juegue esa indeseable institución de la Segunda División local (¿?), luego de que el colegiado David Morales fuera atacado el domingo anterio al 6 de octubrre por los seguidores de ese equipo.

Cabe destacar, por editarse esto en Argentina, que en ningún momento se habla de alementos ajenos al fútbol o delincuentes disfrazados de hinchas. ¡Ojo al piojo!

La decisión fue anunciada el 5 de octubre del 2006 por el presidente de la Asociación Peruana de Arbitros de Fútbol, Winston Reátegui, a la emisora Radioprogramas del Perú.

Morales fue atacado el domingo por un grupo de supuestos seguidores (seguro que por acá debe andar metido un argentino o directamente Julio Humberto) del Municipal, uno de los más tradicionales equipos peruanos (¡chocolate por la noticia!), que actualmente lidera la liga de ascenso a la primera división.

El árbitro fue emboscado por unas quince personas (no olvidemos que se trata de supuestos seguidores y hasta en una de esas son personas y todo) cuando abandonaba el estadio municipal del distrito limeño de Chorrillos, acompañado por el juez de línea César Escano y un dirigente.

Los hinchas fanáticos acusaron a Morales de haber permitido el empate (¡qué hijos de puta, con gente así no se puede!) de 1-1 del Olímpico, al supuestamente ceder un exceso de tiempo extra, por lo que lo atacaron a patadas y le arrojaron piedras (Animals!), obligándolo a refugiarse en un automóvil.

-Me metí al carro, mis piernas quedaron afuera -clamó el bombero de negro-. Pero me golpearon la pierna derecha y me robaron los zapatos.

¡Qué cabrones! ¡Eso no se hace!

A lo que añadió el sin pito y en pata, como palo de gallinero:

-Volaban piedras, pensé que me iban a matar -relató el juez al diario deportivo El Bocón, sic, esto ya nos supera, no es joda, lo juramos sobre la colección encuadernada de Olé.

Tras este incidente, la Asociación de Arbitros ha decidido no volver a dirigir al Municipal, a la vez que ha protestado por la falta de protección policial para los jueces y que por favor en la próxima no les afanen los boxer porque se mete El Bocón y ahí sí que se arma, eh.