Loading...

sábado, junio 13, 2009

SUICIDIO EN DEFENSA PROPIA

Cuando el 2 de agosto del 2006 la ortodoxia vigente de la Exitocracia lo llevó a invitar al recién llegado de Alemania, ornado de justicieros lauros, Horacio Elizondo, las monigotadas de estos actos hueros hicieron olvidar de todo lo que fuera cultura y que estaba dejando entrar a la realidad por primera vez en la historia del país a la Casa Rosada. También que había llegado ese sitial con el 22% de los votos, llegó a tener el 68% de imagen positiva por el viento de cola y que hoy, a dos semanas de elecciones legislativas, tiene que ir de candidato a diputado por una provincia de Buenos Aires que conoce por el mapa y afrontar el papelón de las candidaturas testimoniales con Daniel Scioli, Nacha Guevara, Moyano, Curto y toda la patota del GBA.

Después del veranito de San Juan, instalado en el sillón de Rivadavia un Poder Ejecutivo de dos plazas para que quepa Cristina, se olvidó que la prensa del stablishment lo mimó el primer tiempo, mientras las cosas iban bien y se zafaba del brete, y que para nada casualmente, después de la gracia de la tarjeta roja a los MCM (Medios de Confusión Masiva) que ilustra a la foto se entró a venir en banda para pegar el culazo de la 125 en marzo del año pasado, inventar a los de la Mesa de Enlace como referentes nacionales, echarse el campo encima y sacar a pasear a los fantasmas del pasado como unitarios y federales, Interior vs Capital, Pancho Ramírez, Estalinao López y otros. Ha amenazado que es él o el 2001. Ojalá. Los salarios se depreciaron el 22%, las veinte principales corporaciones facturan casi el 70% del PBI, la mayoría han sido extranjerizadas, jamás había habido tamaña concentración de la riqueza, la pareja de tortolitos presidenciales se ha enriquecido sin pundonor y junto con su señora y su hijo mayor han llegado al colmo de poner una consultora particular para asesorar a privados con el privilegio de contar con toda la información confidencial del Estado.

Como yapa adelantó las elecciones seis meses, no se sabe a quién se va a votar y del 1º de julio al 10 de diciembre del 2009 se entra en un cono de sombras algo tenebroso. Para colmo es hincha de Racing y es nacido en Río Gallegos. Y en los casi tres años que van del dichoso día que en una piolada le sacó la tarjeta roja a la prensa, hasta la fecha, las canchas y alrededores tienen 37 muertos más, a un promedio de obviamente una docena al año, cuando hasta ahora su ex mejor presidente del país y ahora el odiado mascarón de proa de los '90 había alcanzado el récord máximo de 9,5. Inglaterra, en aquel entonces, sin controles electrónicos, tenía un récord anual que los llenaba de pavura: 6...

Repasemos los números: 22% de los votos en el 2003 para subir con un empujoncito de Duhualde, casi 70% de imagen positiva en los primeros tiempos y la cohorte de adulones donde se hicieron todos kitchneristas, Elizondo que le regala la tarjeta roja con que echó en la final de Alemania a Zidou Zidane, uno de los más grandes entre los grandes, y él, para no ser menos, se la muestra a la prensa para mandarla a los vestuarios antes del tiempo reglamentario, arañaron el 45,5% con algunos garfiazos en los cuartos oscuros con el recurso de afanar la pila de boletas de los contrarios para que suba Cristiana y ahora peludea el 33% en la provincia de Buenos Aires gracias al apoyo de toda la banda.

Si se mira al fútbol, ni hablar de Racing porque ya es terminal, pero no parece casualidad lo que le pasa a River y Boca, sin contar el 6 a 1 que nos comimos con los hermanos bolitas en La Paz a 50 años de la media docena de los checos en Suecia. Con la diferencia que Guillermo Stábile, DT pintado de entonces, como todos los DT de aquella época, no ganaba 150 mil dólares por mes.

Toda una perfomance.