Loading...

jueves, julio 06, 2006

AUF WIEDERHENSEN, DEUCHTSLAND!


AND DANKSAGUNG!

Arriba se reproduce el cartelito, sobre una tela blanca, que los cálidos teutones colgaron el 29 de junio, a la vista del hotel cinco estrellas donde estaba concentrado el equipo argentino. Se especuló con la bandera argentina hecha tiras en Italia 90 por indicaciones de Bilardo para incentivar el patriotismo de los jugadores, que se trataba de otra opereta psicológica por el estilo a cargo de Pekerman & Co., una cargadita demasido con tono argentino de alguna con sangre alemana.

Fue simpática. Y fue cierta. Además, nunca habían sufrido tanto para dejarnos afuera y quedarse ellos, que eran los dueños de casa. No por mucho, eso sí, porque vinieron los ranfañosos azurri y chau, Alemania. O, si quieren, dado nuestro dominio universal hasta del esperanto, AUF WIEDERHENSEN, DEUCHTSLAND!, andá cantarle a Gardel, andá.

Ellos se tuvieron que quedar por dueños de casa y por anfitriones, pero los bazucas también tuvieron que volver, así Roberto Carlos se terminaba de arreglar las medias y Ronaldihno trataba de agarrar una y a ver si le siguen dando avisos publicitarios que es su rubro más fuerte.

El fulbo es lindo. Estrecha amistades. Ahora, nobleza obliga, tenían un equipo de morondanga, nos dejaron afuera con susto a otro que no era ninguna joyita, lloraron el desconsuelo porque con nuestros vecinos del Mercosur creían que como dueños de casa tenían la copa en el buche, pero qué organización, realmente qué atención para con todos.

Por eso, DANKSAGUNG, che y hasta la próxima.