Loading...

lunes, junio 07, 2010

¿Y EL LUCRO CESANTE?

Siempre partir es morir un poco y toda despedida es triste, así que nada mejor que un faso para tratar de paliar tanta malaria.
El sábado una decena del primer contingente de barras paraoficiales quedaron varados en el aeropuerto sudafricano, sin autorización para entrar. Al rato media docena fueron notificados que se habían olvidado la leche arriba del piano, los chicos lloraban y mucho mejor y barato se ven los partidos por HD. A todas luces, una injusticia. No se puede tener un poquito de antecedentes que te entran a joder por todo el mundo. Así que a guardar el cepillo de dientes y con la vista baja empezar a emprender la retirada. Tenían un vuelo de la aerolínea angoleña TAAG directo a Buenos Aires, pero el piloto del avión que los había trasladado a Sudáfrica "se negó a llevarlos porque estaban en estado de exaltación", según detalló un diplomático nombrado allí por el Palacio San Martín.
De antología.