Loading...

viernes, agosto 18, 2006

COMO CACHETADA DE LOCO: UNA TRAS OTRA

Grabado antiguo que muestra a un charlatán extrayendo la Piedra de la Locura y exponiendo sobre la mesa su colección particular. Como se ve, esto no es de ahora. Pero no nos tranquiliza.

SI NO FUERA POR NUESTROS GOBERNANTES...


Todavía el gobernador Felipe Solá, para quedarse atornillado al sillón sea como sea, no terminaba de anunciar el padrino pelado de cederle terrenos fiscales a las pretensiones de Estudiantes de La Plata para que tenga una canchita propia, cosa que tendrá que hacer otro tanto con los triperos de Gimnasia y Esgrima, dejando el Estadio Unico para 50 mil personas, costo 60 millones de dólares, encarado en su momento por su compañerito de partido, el doctor Eduardo Duhalde, justamente para sacar los dos gallineros del centro de la capital bonaerense, que el ingeniero Mauricio Macri, también poseído por el mismo berretín, agregado a que es hijo de don Franco, el de los puentes con los militares, el contrabando de autopartes y ahora representante de los chinos, y más que siente bullir en su seno, de manera incontrolable, el espíritu emprendedor y bostero de ese visionario al cuete que fue Armando Jacinto Armando levantando La Candela y rellenando el Mar Dulce, qepd, ahora se la dado por sacar a relucir el peregrino proyecto de hacer OTRO ESTADIO UNICO, PERO EN LA CAPITAL FEDERAL, quién carajo se creen que son los platenses para tener uno y nosotros no.


El adefesio, en una capital nacional que los de la FIFA y muchos más nunca entendieron por qué hay tantas canchas de fútbol, donde el costo social de la seguridad e inteligencia que despliega la Policía Federal para cuidarle el bolichito a los Grondona & Co., cuando no hay para hospitales y escuelas, es descoumal, podría costar encima costarle unos 100 millones de dólares al erario público, apenas, quizá con los negocios de costumbre, 200 o 300 finales, y estar ubicado en Puerto Madero, cosa de terminado el partido mandarse un menú ejecutivo en vez que un choripán, o tirarle a la mierda el Coronel Médico Tomás A. Ducó a los quemeros de Parque Patricios, que es una belleza en invierno, donde por la neblina y la quema no se ve un catzo, hay que ponerle cascabeles a la pelota y escuchar el partido por radio, y levantarles otro, por supuesto, para compensarlos, de qué podemos hablar, digamos otros 50 palos verdes por lo menos.


La chifladura del presidenciable Macri Jr. primero habría que demostrarla y si la tiene, que la disfrute, es su problema y tiene plata de sobra para curarse. El drama es la cantidad de babiecas que se van a prender a semejante despropósito SOLAMENTE PARA JUGAR LOS RIVER-BOCA Y HACER MEGASHOWS cuando en varias instituciones educativas los alumnos van a clase provistos con cascos plásticos de obreros de la construcción porque ya ha varios las caídas de cielorasos y estucos les ha abollado el coco. La experiencia no es transmisible porque si no el mundo no seguiría de guerra en guerra y al zapallazo armandista de la Ciudad Deportiva, un yuyal que no ha vuelto a superarse, había que reemplazarlo con otro más pior. Lo que no se puede dejar de lado es que nuestros gobernantes, a través de los cuales los NN gobernamos porque son nuestros representantes, de modestos nunca hicieron público cuánto cuesta el mantenimiento de esas moles al cuete para poner en escena, según Lewis Munford, los dos grandes dramas metropolitanos, como son el heroísmo y la muerte. En el caso del hombre del PRO, para JUGAR CUATRO PARTIDOS POR AÑO Y ALGUNO MAS QUE PUEDE APARECER POR LAS COPAS, RECOPAS Y COPITAS.

Falta que el afrancesado Telerman, ni lerdo ni perezoso, que se le vienen también las elecciones, reflote la idea de la isla para aeroparque y que el inolvidable Osvaldo Cacciatore, de la Fuerza Aérea, no olvidemos, resucite su iluminada imaginación para levantar el crucifijo más grande del mundo también en el medio del agua, cerquita del aeropuerto, obviamente más grande que esa boludez que tienen los norteamericanos de Estatua de la Libertad en la boca del Hudson, porque nadie la tiene más grande que nosotros, y eliminamos de una vez el peligro del terrorismo internacional atacando las aeronaves e inmolando jovencitos comandos suicidas. En este caso, con los avances tecnológicos que nos caracterizan, los aviones se harían pelota solitos, repletos de pasajeros, al despegar o aterrizar, contra la cruz, y los enterramos a todos en el ESTADIO UNICO o en cualquier otro, porque sobran y al menos servirían para algo, ya la Chacarita está rebalsando.


¿Qué hicimos, Dios mío, para merecernos a todos estos juntos?

Dejate de joder y danos una manito, por favor.

Mandalos a Groenlandia una temporada con una beca de Corte & Confección.

Si un preclaro pensador nativo como don Luis Barrionuevo, dijo que se salía adelante dejando de afanar por dos años, con un charteo por un plazo igual o quizá un quinquenio de los delirantes más peligrosos para los demás, porque para sí mismos cada vez tienen más plata, por lo menos no lo terminamos a hacer bosta y afearlo a un país que supo ser hasta más o menos lindo y, lo que es, rico.